Redes sociales: historias de coleccionistas

¡Hola a todos!

La verdad no estaba muy segura de si escribir o no este post pero ya he superado mi límite de haters, trolls y “ladrones” por esta vida y parte de la siguiente. Seré breve y pasaré de tema rapidito, prometido.

Cuando abres un blog o cuando tus redes sociales son públicas (como es el caso de las que están vinculadas al blog por razones evidentes) quedas expuesto a todo tipo de comentarios. Sin embargo, esto no significa que todo valga. Existen ciertos límites que todo el mundo debería conocer pero, parece ser que no. Hay personas que no entienden de respeto, a quienes les falta educación y deben tener una vida tristísima.

Hace unos días las cuentas de Instagram (IG) de dos coleccionistas fueron hackeadas y perdieron todas sus fotografías ya que fueron eliminadas. Probablemente haya muchos más casos.

Hace algún tiempo (seguro que más de uno lo recordará) me robaron imágenes y no solo eso, si no que la persona que lo llevo a cabo quería hacer creer que las fotos eran suyas. Tenía su punto de humor porque yo publiqué las fotos mucho antes que esa persona (había gente que decía que eso no significaba nada, sí tenía sus defensores) ¡y hasta salía mi casa en algunas de ellas! Sí. La protagonista del robo fue Chloé y la pobre tuvo que salir en una foto con un cartel donde estaba escrito que su nombre era Chloé y pedía al usuario de IG que parase. Esa fue la primera vez que me pasó, ayer me volvió a pasar.

Anoche una persona (a la que le agradezco públicamente lo que hizo) me avisó de que un usuario estaba usando fotos mías en IG como propias, las había recortado para que no se viera las marcas de agua y una hasta la usaba como imagen de perfil. Pues bien, me vi de madrugada discutiendo por privado en inglés porque sí, confiaba en que las borrase y no hubiera más problemas. Que pidiera disculpas, que se excusase de alguna forma y ya está, pero no, ¿existen personas así en las redes sociales? Primero quiso saber quién me había avisado, luego dijo que eran suyas, que blablabla… ¡y yo solo le decía que quería que borrase mis fotos! Como he dicho antes llevo mucho camino recorrido en todos estos años (aunque más en la parte de haters y trolls en los comentarios del blog) y una ya tiene su edad. Le dije que o las borraba o tendría que denunciarle a IG por usarlas. Continuó… le denuncié y le bloqueé. Al menos no me daría más la lata y no podría ver más mis fotos pensé… ¡JA! Me habló por otra cuenta diciendo que había borrado las imágenes y que por favor no denunciase su cuenta. Le bloqueé. Esta vez dos fueron las protagonistas: Brandie (una OOAK, no sé si se habría dado cuenta…) y Bárbara.

Hoy he despertado con comentarios de un “amigo suyo” insultándome… también le he bloqueado.

Pues eso es todo, menos mal que iba a ser breve. Lo dicho, borrar, bloquear y denunciar.

¡Feliz día a todos!

Rebeca

Anuncios

2 comentarios en “Redes sociales: historias de coleccionistas”

  1. Hola! Me alegro de que compartas esta experiencia en el blog y además creo que has hecho muy bien en defender tus fotos. Tampoco entiendo que haya gente que haga estas cosas pero como se suele decir, y es una gran verdad, hay de todo en la viña del Señor. ¡Feliz dia a ti también!

    Me gusta

¡Anímate y comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s