Givenchy, Audrey, Chloé y yo

¡Hola a todos!

Como ya sabréis aquellos que me seguís por las redes sociales, la semana pasada visité el Museo Thyssen-Bornemisza con la intención de ver la fantástica exposición dedicada al diseñador francés Hubert de Givenchy, la primera gran retrospectiva que se hace de él, que como sabéis vistió durante años a mi querida Audrey Hepburn, con quien mantuvo una gran amistad hasta su fallecimiento.

1907938_10204452379201919_126880798145694990_nb

Aunque la exposición estuvo abierta al público desde finales de octubre, ¡casi me quedo sin verla! Lo fui dejando, lo fui dejando y hace un par de semanas recordé que en enero finalizaba, pero tuve suerte. Finalmente, un día antes de su cierre pude disfrutar del maravilloso legado de Givenchy junto a las mejores de las compañías, Chloé y mi pareja.

1966816_10204452381721982_8019940228773717152_nb 10930092_10204452379441925_6726832854508787102_nb

¿Qué me pareció? Francamente me encantó desde principio a fin aunque, como era de esperar, en el ‘rincón de Audrey’ se detuvo el tiempo y disfruté más que en cualquiera de las otras salas de la exposición. ¡Me encantó reconocer su ropa! Aunque, en realidad, el vestido de Desayuno con diamantes lo reconoció todo el mundo.

10917407_10204452252598754_8432861056390288853_nb 1546129_10204452264919062_8763587781210754146_nb 10930522_10204452264359048_767151271152577598_nb 10570473_10204452259438925_112533684621954300_nb 10436230_10204452257878886_7760660679270102422_nbc

Me encantó entrar en la primera sala y encontrarme de golpe con la famosa blusa Bettina. En ese momento pensé, “esto también es arte”.

1463741_10204452375961838_6543847293563245156_nb 10406676_10204452376241845_1166121877127576879_nb

¡Hasta disfruté de las salas de los 80 y 90! No son dos décadas que llamen mi atención en cuanto a moda pero en sus diseños no hay nada de ‘hortera’ como cabría esperar, son pura elegancia… ¡y algunos fueron de mis favoritos!

10923648_10204452251918737_4603549458662092903_nb 10923251_10204452362041490_4911728708173760941_nb 10896998_10204452205037565_1356704130140857575_nb 10857838_10204452227758133_7208582913906083086_nb 10686593_10204452226398099_5781986873458470739_nb 10438451_10204452235598329_5645598042003122039_nb 1461543_10204452237158368_8638489846408488771_nb 1014414_10204452224678056_6062996977259713293_nb 10155607_10204452216837860_7278198516714283421_nb 1491702_10204452355281321_9166209791228700447_nb 10377369_10204452358921412_5414492978054868962_nb 10929135_10204452233398274_7182415136972223673_nb

10403170_10204452244438550_6866211400245526569_nbY los sombreros… ¡ay qué sombreros!

10917033_10204452211317722_6015270671420734077_nb 10917299_10204452208157643_4785496942500462336_nb

La zona de las novias también me encantó, por supuesto (ya me conocéis).

untitled3b 10931370_10204452212957763_6391185060645893938_nb untitled2b untitledb

La única pega que le pondría es que se me hizo muy corta y que, y esto es culpa mía, al ir un sábado (el último sábado encima) había muchísima gente, lo que tuvo su lado bueno y malo. Disfruté mucho de las señoras que se notaba que sabían de costura (digo señoras porque dio la casualidad de que todas eran mujeres mayores) y disfrutaban de cada diseño, de cada corte, observando todos los detalles y haciendo que tú también lo hicieras. En cambio, no disfruté tanto de las egobloggers o los estudiantes del mundillo que creían que sabían demasiado y no hacían más que decir tonterías (tenía que decirlo).

10463966_10204452370841710_7749274278886251934_nb 14616_10204452377401874_6403673021753137306_nb 10338748_10204452375561828_4004846813306999215_nb 1535387_10204452366561603_5484670775530633542_nb 10422939_10204452349081166_2051881841321257765_nb 10420114_10204452354001289_6247407864466599740_nb 10923527_10204452354361298_3510682641242681119_nb 10420085_10204452347281121_6994874641217793802_nb 10671338_10204452367561628_5691190385092805143_nb 10940621_10204452348881161_5032453606389469702_nb 10943884_10204452229998189_2928820240341426726_nb 10943028_10204452369081666_5639166756566726962_nb 1508650_10204452371561728_8977749723859153664_nb

Fue un día fantástico, probablemente ‘El día’ que me hizo salir un poco de esa crisis que os comentaba en el anterior post y que estaba acabando conmigo. Volví a casa con una lámina de Audrey y Givenchy paseando por París, tres postales (dos de la actriz y una del diseñador) y una bolsa creada por el modisto para la ocasión; pero también con energía e ilusiones renovadas.

936670_10204452255838835_5997788188179641265_nb 1453263_10204452355641330_3364000743027631036_nb 10891760_10204452361401474_2887259297467371477_nb

De vuelta a casa pasamos por los Jardines de Sabatini y, animada por mi pareja que suele ser el que más pegas pone a esto, dejé atrás la vergüenza y saqué a Chloé para hacerla unas fotografías (siento la calidad). Creo que me había olvidado de disfrutar de este hobby, pero nunca es tarde para volver a empezar, ¿no?

10408563_10204452196837360_5865492230134613438_nb 10941838_10204452200717457_4803061139853643821_nb 10487398_10204452195917337_1534639421672909475_nb 10801916_10204452201277471_7838437271348627440_nb 10690077_10204452201037465_5631416299559849389_nb

Rebeca

p.d. Todos aquellos que no pudisteis disfrutar de la exposición, podéis hacer un visita virtual pinchando aquí.

Imágenes vía Una Vitrina Llena de Tesoros

Anuncios

3 comentarios en “Givenchy, Audrey, Chloé y yo”

  1. Hola: los que estais en la capital jugais con ventaja. Yo estoy tan lejos que me fue imposible verla en vivo y en directo… que envidia de vestidos y creaciones. Para mí son obras de arte porque Givenchy creaba para que la mujer se sintiera guapa y bella y con esos vestidos lo conseguía. Me gustan todos sus modelos: de fiesta, de gala, de ceremonia… todos tienen glamour. Qué bien que te llevaste a Chloe que es ideal. Te quedaron unas fotos preciosas. Me alegra leer que saliste con energía positiva e ilusiones renovadas. Tienes que tomarte esto como un hobby y disfrutar con lo que haces. Tu eres la que marcas el ritmo y los tiempos… seguimos en contacto

    Me gusta

    1. Preciosa. Yo estoy pasando una racha como la tuya y sabras lo malo que es. No apetece nada y te sientes agobiada hasta con lo que mas te gusta.A mi tambien me agobian las Barbies y los tres perritos que tengo.Animo .a ver si salimos pronto de esta ,aunque yo hace un año que estoy sin ganas ni ilusion por nada.
      Que tengas una buena tarde

      Me gusta

      1. Hola Ángeles,
        Siento mucho tu situación, yo ya estoy algo mejor la verdad. Creo que escribir este post me ayudo a soltar lo que llevaba meses guardando (eso y aluna que otra conversación…). Espero que tu situación mejore pronto y que poco a poco vayas recuperando esa ilusión perdida. Un abrazo fuerte y, sobretodo, mil millones de gracias por tu comentario y tus palabras sinceras de apoyo.

        Rebeca

        Me gusta

¡Anímate y comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s