Archivo de la etiqueta: miniaturas

Qué es La Petite Maison de Chloé

¡Hola a todos!

Ya sé cuál era el secreto de Chloé y me ha pedido que os lo cuente (ejem). Espero hacerlo de la mejor forma posible transmitiendo sobre todo la ilusión que está puesta en este nuevo proyecto.

Si pensabais que el cambio de Chloé se quedaba en un cambio de pelo, estabais muy equivocados. Ella, que es del grupo de las soñadoras, ¡quiere ser algo más que una muñeca de plástico! (o del material que esté hecho su cuerpo de Poppy Parker).

logob

La Petite Maison de Chloé se trata de un proyecto conjunto (en el que yo soy su compañera, por supuesto jajaja), en el que ambas queremos plasmar nuestro espíritu a través de las miniaturas. A mí me encanta hacer fotos y a Chloé y a sus amigas les encanta posar en ellas pero, a menudo nos encontramos con un problema: en las fotos de interior fallamos. No tenemos suficientes objetos a escala 1:6 que ayuden a mejorar las fotos, aunque algo hemos mejorado las fotos con el cambio de paredes… (Seguro que más de uno se siente identificado).

Se trata de un proyecto en el que buscamos una mejora personal, en el que buscamos además aumentar, y mejorar, la forma en que vivimos la fotografía (cada una a su modo), en el que dar rienda suelta a nuestra visión de la decoración y en el que yo, particularmente, busco mejorar un poquito más el hogar de “mis chicas”. Todo ello, de forma artesanal, claro está. Que también queremos aprender cosillas nuevas, ¡es maravilloso aprender! Si tenéis oportunidad, no dejéis de hacerlo nunca.

De momento, que esto no es cosa de que me haya dado un golpe en la cabeza, hemos probado con la madera, la arcilla polimérica, la arcilla de toda la vida, el papel, la tela… y alguna cosilla más. Algunas cosas se nos dan mejores que otras, a veces no calculamos y las unidades se nos van de las manos… ¡pero no nos rendimos! Y para nosotras será todo un orgullo, si queréis, ver cómo vamos mejorando. Por supuesto se aceptan consejos, sugerencias y críticas constructivas (bueno, esto último cuando ya llevemos un tiempo que si no nos hundís jajajaja).

Espero que os guste nuestro proyecto casi tanto como a nosotras y superar el reto de la constancia.

He dejado para el final lo mejor, los agradecimientos. Podría decir que gracias a todos los que me han ayudado de un modo u otro siempre que han podido, quedaría muy bonito pero, además de eso me gustaría concretar y darle las gracias a Jara y Cherry las chicas de JSW Dolls por inspirarme y apoyarme en mi día a día, a Gemma por enseñarme lo que sabe y animarme a comerme el mundo (y sus galletas), a Cristina de Delfina’s Doll Designs, por ser un ejemplo de superación y recordarme que “sí se puede”, a Nuria de Las cosicas de Nuria, por su positividad, sus incansables ganas de innovar y, cómo no, por servir de inspiración (lo haría con cualquiera), a Sandra de Bonequea y PlasticLab, por sus consejos, por hacer que quiera ser como ella (lo de “de mayor” ya no vale), por compartir tanto (que nos está ayudando mucho) y por ser tan humilde y modesta, a Carmen de Victoria Designs, gracias a ella aprendí que hacer ropa para mis muñecas no era lo mío (ooooh) y que hay que tener mucho cuidado con el cutter (una cicatriz me lo recuerda a diario), a Leticia… a ella le tengo que dar gracias por todo, a Marta que siempre está ahí para dejar un mensaje positivo si lo necesitas; y, por supuesto, a quien vosotros sabéis por ayudarnos a Chloé y a mí en todo lo que necesitamos y por acompañarnos en esta nueva aventura. ¿Veis? Ahora tengo la sensación de que me olvido de alguien… (gracias a ti también).

IMG_2458bbx

Si os ha convencido el proyecto y sentís curiosidad podéis seguir nuestros avances y comentarlos en:

Si nos seguís en alguna de ellas o en ambas nos haréis muy felices. Espero que pronto vayáis viendo las mejorías también por aquí, en las sesiones de fotos de interior (¡y a lo mejor en la de exterior!)

Gracias por leer todo el texto,

Rebeca

Imágenes vía La Petite Maison de Chloé y Una Vitrina Llena de Tesoros

Y entonces… Poppy

Hola todos,

Barbie me ha dado muy buenos amigos y me refiero a esos con los que se habla no sólo de muñecas, que se preocupan y que están ahí, siempre, de forma desinteresada. Han sido muchos los consejos que me han (habéis) dado en estas últimas semanas, todos ellos podrían resumirse en algo que todos deberíamos tener claro: un hobby, sea cual sea, debe divertir, debe ayudarnos a evadirnos de nuestras obligaciones y preocupaciones y nunca, nunca, debe convertirse en una de ellas.  Creo que lo había olvidado.

Ayer, cuando subí las persianas al despertar, vi que hacía un día soleado (¡cómo lo necesitaba!), recordé que tenía un vestido que mi amiga Nuria, de Las cosicas de Nuria, había hecho pensando en mí y que me había regalado y´que, probablemente por mi mal humor y mi inapetencia (últimamente crónica), aún no había enseñado. Pensé en ponérselo a Chloé o a Sandra como hago generalmente pero no, pensé para mí misma “¿y si se lo pongo a Poppy?”, me apetecía y eso hice. Por primera vez, desvestí a una Poppy y la sensación fue increíble. Vamos, ¡qué pienso repetir!

Poppy Parker Poppy Parker Poppy Parker Miniaturas Las cosicas de Nuria

El vestido como veis es precioso, muy ‘yo’, muy ‘Poppy’, y los dulces… ¡como ya sabéis me vuelve loca la repostería! Sin embargo, con todo esto lo que quiero decir, más allá de millones de gracias Nuria y millones de gracias al resto de mis amigos, es que he decidido volver a empezar. Volver a ir poco a poco, disfrutar de las pequeñas cosas, de cada pequeño detalle en cada muñeca, como hacía antes, no volver a olvidar que estaba esperando a que me llegara una, ni a cogerlas manía por decisiones que sólo yo he tomado y de las que no tienen culpa…

¿Sabéis de lo que me he dado cuenta estas últimas semanas? Os parecerá absurdo pero, hace un montón que no limpio mis vitrinas y antes lo hacía al menos una vez por semana (¡y disfrutaba!), me agobia sacar las muñecas de la caja y lo he llegado a ver como una obligación cuando antes era lo que más me ilusionaba… y otras cuantas cosas más, pero ya suficiente rollo os estoy soltando. Me agobia y me duele tanto ver el rincón donde tengo apiladas todas las cajas con muñecas como si se tratasen de ‘cosas que sobran’…

No sé si esta situación provoca mi estado anímico o es mi estado anímico el que provoca esta situación con mis muñecas, pero estoy harta y quiero que todo vuela a ser como antes.

Sé que este post no es como los que publico normalmente, no suelo hablar de mí, no me gusta hablar de mí, pero lo necesitaba y quiénes mejor que vosotros para contároslo. Espero que lo comprendáis y no os importe.

Rebeca

p.d. ¿Mi último impulso? He pensado en llevarme a Chloé al trabajo, a la vuelta bajarme unas paradas de autobús antes, pasar por el parque más grande de mi ciudad y hacerla unas fotos…

Imágenes vía Una Vitrina Llena de Tesoros