Mi Audrey Hepburn

Recuerda, si alguna vez necesitas una mano amiga está en el extremo de tu brazo, cuando madures recuerda que tienes otra mano: la primera es para ayudarte a ti mismo, la segunda es para ayudar a los demás.

Audrey Hepburn

¡Hola a todos!

Hoy Audrey Hepburn habría cumplido 87 años y no podía dejar de recordarla e intentaré hacerlo con el máximo respeto y cariño posible, como ella se merece.

Creo que la primera vez que me fijé en ella fue viendo Roman Holiday, ¿quién no podía enamorarse de alguien tan dulce y natural? A raíz de ahí (y tras ver en Google Imágenes el estilo que tenía) me compré toda su filmografía (ahora la estoy volviendo a comprar el blu-ray) y empecé a empaparme sobre ella a través de varias biografías. Dejé de verla como una estrella de cine o un icono de la moda para empezar a pensar en ella como una amiga y un ejemplo a seguir. Se fue demasiado pronto.

Al principio me hacía gracia verla en algún cuadro, en algún bolso… y tengo que confesar que he comprado más de un merchandising de ella (y me han regalado más de dos) pero muy pronto empezó a molestarme verla en todas partes, en gente que ignoraba quién había sido… ¡¡llegué a ver su imagen y también la de Marilyn Monroe en papel higiénico!! No me malinterpretéis, no me creo mejor que el resto por conocer a qué dedicó su vida, y compro muñecas inspiradas en ella y tengo cariño a los objetos que me han regalado pero creo que aunque sea en un 1% habéis entendido lo que quiero decir. Ver su cara en un cenicero o en el ejemplo de antes…

P60504-132424bbx

He escogido esa frase en concreto de Audrey Hepburn y no otra porque quería destacar la labor que llevó en sus últimos años como embajadora de UNICEF. La Segunda Guerra Mundial que vivió en propias carnes le hizo pedir ayuda en más de una ocasión y creo que desde entonces algo cambió en ella, su destino ya estaba marcado.

Audrey contribuyó a ayudar y dar visibilidad a los niños de África, América del sur y Asia, “sus niños” como los apodó cariñosamente. Esa es mi Audrey, la señora con arrugas que luchó por aquellos niños que no tenían voz, que no tenían nada.

Si queréis ayudar a continuar con la labor de Audrey, podéis hacer donaciones (incluso por paypal) a través de la Audrey Hepburn Children’s Fund haciendo clic aquí.

Felicidades y gracias, Audrey.

Rebeca

Imagen vía Una Vitrina Llena de Tesoros

Anuncios

Un pensamiento en “Mi Audrey Hepburn”

¡Anímate y comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s